Alumnos de la Escuela de Formación de Líderes Cooperativos de UNAF recibieron sus certificados por la participación en el Curso de Cooperativismo, dictado para la zona sur, donde participaron productores de las regiones de Los Lagos, Los Ríos y La Araucanía.

El curso, que es parte del Programa de Capacitación desarrollado por UNAF en conjunto con INDAP, tuvo una duración de 40 horas distribuidas en dos bloques, cuyo último módulo tuvo lugar en Puerto Montt los días 24 y 25 de octubre.

El segundo bloque de la formación contó con la exposición de la Jefa del área de Fomento y Oferta Pública de la División de Asociatividad y Economía Social, María Cristina Alcántara, quien dio a conocer el marco político que desarrolla el Gobierno para apoyar a las cooperativas, haciendo hincapié en los distintos factores que, según indica, se han sumado para que hoy exista una tasa de crecimiento sostenida en la conformación de estas entidades. “Hoy contamos con una oferta pública más robusta para el sector, con un lineamiento claro hacia la generación de una política pública por parte del Ministerio de Economía, y con acciones de formación y visibilización que están dando buenos resultados y sumando más interesados”, señaló.

Durante el curso también participaron como expositores, el ingeniero agrónomo y gerente de UNAF, Francisco Seron, junto al contador auditor, Marcelo Cáceres, quienes profundizaron contenidos sobre contabilidad cooperativa, gestión de la empresa cooperativa; planificación estratégica y diseño de planes de negocios. Asimismo, se llevaron a cabo exposiciones de casos de cooperativas con trayectoria en la región, como Punta Chilén.

Al finalizar la actividad, la Jefa de Fomento de la DAES indicó que la Escuela de UNAF, que con este curso cierra su cuarta versión formando a profesionales de INDAP y productores beneficiarios de los programas de esa institución, “ha sido un instrumento fundamental de capacitación en temas cooperativos, muy en línea con lo que la División ha estado haciendo durante los últimos años y que tiene que ver con la instalación del modelo a través de la formación de todos los actores involucrados”. Comentó, también, que el curso tuvo una muy buena recepción por parte de los productores: “Los participantes quedaron muy impregnados del espíritu cooperativista y del sentido del trabajo asociado. Se dieron cuenta de la importancia de los aprendizajes, tanto teóricos como prácticos, para constituir sus cooperativas o robustecer la gestión de estas, fortaleciendo la idea de que sin duda una forma efectiva de mejorar su calidad de vida es a través del trabajo conjunto”.