El documento comparte los resultados, experiencias y aprendizajes de nueve proyectos de cooperativas que han sido apoyados a través de este programa a cargo de la Fundación de Innovación Agraria (FIA).

Diseñado en el marco de un convenio entre FIA y la División de Asociatividad y Economía Social (DAES), el Programa de Gestión de la Innovación en Empresas Cooperativas ya ha apoyado 48 proyectos de innovación que contribuyen a fortalecer el desarrollo y sostenibilidad de las cooperativas del sector agrario, agroalimentario y forestal.

En su cuarto año de ejecución, el Programa ha apoyado proyectos de cooperativas como Folil, en La Araucanía; Loncomilla, en el Maule, Coopeumo, en O’Higgins, y Apicoop en Los Ríos; todas iniciativas que han arrojado importantes aprendizajes para otras entidades del sector y sus socios.

Es por esto que FIA puso a disposición del público el Manual “Gestión de Innovación en Cooperativas del sector agrario”, que recoge los resultados de las nueve primeras experiencias, con un completo análisis de la validez y potencial de aplicación de los modelos de gestión implementados. Su objetivo es entregar lecciones que orienten a los demás emprendimientos cooperativos a conseguir avances en innovación de sus productos, servicios, procesos y gestión organizacional.

La jefa de la División de Asociatividad y Economía Social, Natalia León, destaca que el programa, realizado en conjunto con FIA y al que se han sumado otras instituciones públicas como Indap, “es resorte de la articulación institucional. Esto nos ha permitido alinearnos con los objetivos de fortalecimiento de las cooperativas agrícolas, agroalimentarias y forestales”. En tanto, la jefatura, además de celebrar el éxito que ha tenido el instrumento, indicó que “dado el importante incremento de cooperativas a nivel nacional, programas e instrumentos como este se hacen esenciales para apoyar el fortalecimiento de los modelos de negocio a través de la innovación, y con ello robustecer a un sector tan importante para la economía de nuestro país”.

Para el ejecutivo de FIA a cargo del programa, Waldo Bustamante, esta iniciativa conjunta surgió como respuesta a los desafíos que enfrentan particularmente las cooperativas campesinas, en relación a “su desarrollo y consolidación, su posicionamiento y percepción como organización social y económica, y la capacidad de asumir los cambios que ha sufrido el entorno productivo, comercial, institucional y financiero en el cual se insertan”. De ahí que, según señala Bustamante, el programa ha permitido a las cooperativas beneficiarias asimilar que “su futuro está supeditado a mejorar y fortalecer las unidades de negocios actuales y desarrollar otras para lograr la sostenibilidad. Hemos logrado modernizar e incorporar dispositivos de innovación al interior de las cooperativas, agilizando los procesos de mejoramiento de aspectos de gestión interna, gobernanza y acceso a mercados. (Lee la entrevista a Waldo Bustamante).

Articulación institucional y territorial

El Programa de Innovación, también ha facilitado la articulación entre cooperativas del sector agrícola, agroalimentario y forestal dentro de sus propios territorios, lo que les ha permitido analizar el impacto y potencial de aplicación de los modelos de gestión implementados, e intercambiar experiencias. Así ocurrió el pasado 22 de agosto en Ancud, en el Encuentro “Impacto de la innovación en la gestión de las empresas cooperativas de Chiloé”, actividad organizada por la Seremia Los Lagos, en la que se reunieron las cooperativas que actualmente están ejecutando sus proyectos, con profesionales de la DAES, FIA, Indap y BancoEstado.

La actividad permitió a estas cooperativas dar a conocer los avances, lecciones y desafíos logrados a otros productores locales, e informarse acerca de la normativa cooperativa y los instrumentos de fomento disponibles actualmente para el sector.

Entre las entidades participantes, destacó Punta Chilén, que con 20 años dedicados a la producción y comercialización del ajo chilote a través de su marca Chiloé Gourmet, actualmente se ha convertido en un ejemplo de modelos de innovación a nivel nacional.

También participó la cooperativa de Productores Agroecológicos de Ancud, que hoy se encuentra trabajando junto a FIA un proyecto para recuperar la manzana chilota y sus usos gastronómicos; y la cooperativa SIPAM, entidad formada en 2015, creada al alero del sello SIPAM y que agrupa al 60 por ciento de los productores certificados de la provincia de Chiloé. En el marco del proyecto FIA, se encuentran desarrollando un programa de fortalecimiento organizacional que les permita generar una ventaja competitiva en función de la certificación que poseen sus socios.