Un total de 23 cultoras gastronómicas indígenas y afrodescendiente provenientes de distintos territorios del país participaron este 28 de noviembre de un taller de formación, que buscó entregar herramientas prácticas y teóricas a las asistentes, para que conocieran las oportunidades y ventajas de la asociatividad y el modelo cooperativo.

La iniciativa conjunta entre la División de Asociatividad y Economía Social del Ministerio de Economía y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, resulta de la elaboración de un plan de parte del Departamento de Pueblos Originarios de esa institución, destinado a promover el conocimiento y puesta en valor de la gastronomía indígena y afrodescendiente, con el fin de impulsar la formalización y posterior contratación de estos servicios dentro y fuera del Consejo, dando pertinencia cultural a los eventos y reuniones en los que se ofrece alimentación. Además, se busca facilitar las condiciones para que cultoras y cultores interesados puedan fortalecer su actividad productiva y cultural.

Las mujeres que asistieron al taller, todas usuarias del Programa de Fomento y Difusión de las Artes y las Culturas de los Pueblos Originarios del Departamento de Pueblos Originarios, viajaron desde las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Coquimbo, Valparaíso, Maule, Biobío, La Araucanía, Los Ríos, Los Lagos y Metropolitana, y desde Isla de Pascua.

Durante la actividad, Elena Tancara Choque, una de las usuarias del programa, ofreció sus servicios de Coffe Break compuesto por productos de la tradición andina, donde destacaron los alfajores de quinoa, muffins de harina de coca, y el tradicional “tostado”, alimento que utilizaban sus antepasados en el pastoreo. La emprendedora comentó en la oportunidad que lleva años trabajando en su micro empresa familiar y que la oportunidad de conocer el modelo cooperativo como figura de formalización ha sido fundamental: “Yo creo que la economía de los micro emprendedores va hacia el cooperativismo y los emprendimientos asociativos. Me parece que a través de las cooperativas nos podemos potenciar mucho más como sector gastronómico”.

Por su parte, Verónica Henríquez Antimanque, quien viajó desde la comuna de Paillaco, Región de Los Ríos, indicó que “este curso ha sido excelente para nosotras como mujeres mapuche que estamos saliendo adelante con nuestros emprendimientos. Hemos aprendido mucho sobre la importancia de la asociatividad”. Verónica pertenece a la recientemente conformada cooperativa Kuyfi Kimun mapuche, que en español significa “conocimiento ancestral mapuche”, y que ofrece etnoturismo y gastronomía patrimonial, donde ofrecen productos originarios y medicinales de su territorio: “A través de la cooperativa queremos expresar nuestros conocimientos y asociarnos para seguir fortaleciéndonos”.