Mulchén, Angol y Collipulli fueron los tres destinos de la primera ruta de capacitaciones que realizó la DAES en conjunto con el Ministerio de Energía y su División de Participación y Diálogo. Esto con el objetivo de dar a conocer entre las comunidades indígenas de la zona un panorama completo sobre cooperativismo y asociatividad para que puedan participar total o parcialmente en la propiedad de proyectos de energía, haciendo uso de los recursos energéticos de su localidad.

Según informó el profesional de fomento de la DAES, Cristian Pérez, las comunidades capacitadas se mostraron muy interesadas en el modelo cooperativo, y detalló el rol de la división en este proyecto: “Nuestra tarea es dar a conocer las posibles figuras asociativas, de modo que, con esa información, las distintas comunidades puedan elegir bajo qué figura legal quieren hacerse parte de los proyectos energéticos”. Al respecto, indicó que la formación entregada contempla un panorama general de las entidades asociativas, donde la cooperativa destaca por sus beneficios para estas comunidades: “Esta figura permite la participación igualitaria de los socios, que es fundamental, y también les da la posibilidad de establecer estatutos que manifiesten el objetivo de la sociedad, que puede estar orientado a mejorar la calidad de vida de la comunidad y a fomentar el desarrollo económico local del territorio”.

Las actividades de capacitación son parte del trabajo conjunto que la División de Asociatividad y Economía Social está realizando con la División de Participación y Diálogo Social del Ministerio de Energía, en el marco de la Política de Desarrollo Local Sostenible y Asociativo. Así lo informó el Coordinador de Generación Comunitaria de esa división, Francisco Merino, quien señaló que el trabajo también es parte de los lineamientos de la Política Energética 2050. En este sentido, el encargado destacó que “la asociatividad es clave para la gobernanza local de las comunidades considerando la estructura social de su composición y toma de decisiones. Por ejemplo, la asociatividad trabaja considerando la votación de la asamblea para la toma de decisiones, lo que se busca que ocurra en las iniciativas de Generación Comunitaria”.

Merino agregó que se espera capacitar a todas las comunidades indígenas y organizaciones sociales que se encuentran trabajando con iniciativas de Generación Comunitaria en tres etapas: Primero, dando una descripción general de las cooperativas y la Economía Social; luego, capacitando a las organizaciones sobre la constitución de las cooperativas, y, por último, realizando charlas sobre temas relacionados con contabilidad y administración de este tipo de entidades.

Ambas divisiones, la División de Participación y Diálogo Social y la División de Asociatividad y Economía Social, buscan lograr una gestión conjunta en temas de difusión, apoyo e información referente a las cooperativas y otras organizaciones de la Economía Social, así como la asesoría, capacitación y el desarrollo de estrategias conjuntas para el fomento de la asociatividad y cooperativismo vinculados al sector energético.

Experiencia

Una de las comunidades capacitadas por la DAES fue la Choin Lafquenche, perteneciente a la provincia de Malleco, en la Región de la Araucanía. Su Presidente, Nelson Ancalaf, agradeció el trabajo y acompañamiento que ha realizado el Ministerio de Energía, especialmente en la orientación que les ha entregado para hacerse parte de un proyecto energético que se instalará en su territorio. Se trata de un parque eólico ubicado a 14,9 km de la comuna de Collipulli, cuya propiedad mayoritaria estará en manos de la empresa WPD Malleco.

Según comentó Nelson Ancalaf, hoy se encuentran en la última etapa de formación para definir qué figura será la escogida para asociarse a la empresa: “Por eso es muy importante recibir estas capacitaciones porque si no, no avanzaríamos. No conocíamos nada sobre cooperativas, y con estas capacitaciones tenemos más información sobre los distintos modelos y podremos elegir mejor”.